Espiritualidad en los negocios

¿Cómo influyen tus niveles de conciencia sobre el éxito de tu empresa?

Ser un emprendedor no solo requiere de emprender nuevos negocios o ideas, sino que hay algo más detrás del escenario que implica un esfuerzo y una inversión muy grande de energía. Aquel que está dispuesto a ser una mejor persona y ser próspera es capaz de pagar el precio requerido, sin importar el monto. Por ello, en este nuevo artículo quiero hablarte un poco sobre los niveles de conciencia, los cambios y la evolución que debes hacer si en verdad quieres el éxito.

Debes entender que todo cambio lleva sus procesos y que también es necesario mejorar algunos hábitos y prácticas de nuestra vida diaria si en verdad se quiere una vida plena. Seguramente ahora que te hablo sobre hacer cambios pienses que necesitas hacer esfuerzos muy grandes, dormir menos o gastar energía que tal vez no tengas.

Y ¿te digo la verdad? Sí, cuando digo que tienes que hacer cambios me refiero a eso. Porque los cambios requieren de sacrificios, de compromiso, energía y de esfuerzo para mejorar. Pero tampoco me gusta llamarlo como un gasto, ya que no se trata de eso, más bien se trata de una inversión, la mejor inversión de tu vida probablemente.

¿Por qué una inversión? Porque es algo que te permite crecer. Tal cual una empresa invierte en crear un mejor equipo de trabajo o mejorar sus procesos internos, así debes hacerlo contigo. Debes invertir lo que se requiera para mejorar internamente, porque recuerda que la solución no está en otra parte más que dentro de ti.

¿Qué son los niveles de conciencia?

En el mundo del emprendimiento no todo es color rosa, existen un sin fin de retos y obstáculos que tenemos que vencer. No solo me refiero a los obstáculos dentro de nuestro negocio o en el mercado y competidores, sino que existen obstáculos internos que tenemos que vencer para poder crecer como personas. Uno de los obstáculos es la llamada vocecita interna que nos susurra por lo general, excusas y malas críticas sobre nosotros mismos.

Como emprendedor necesitas crecer, no solo externamente, sino también en aspectos importantes como la mente, cuerpo, espíritu y controlar tus emociones. Los niveles de conciencia sirven para este preciso análisis de crecimiento, que una persona debe hacer para escalar al siguiente nivel. Estos niveles son pequeños escalones que subes en cuanto vas mejorando en los cuatro ámbitos de tu vida.

Todos queremos llegar a la cima, todos quieren el éxito, pero pocos son los que pagan el precio. Para un escalador, subir a una montaña requiere de años de experiencia, de práctica y de disciplina. Sin embargo, todos quieren el éxito rápido, pocos quieren trabajar en sí mismos para poder disfrutar de la brisa de la cima.

Ahora te pregunto ¿cómo quieres llegar a la cima si no tomas conciencia, si no trabajas en ti o estás dispuesto a pagar el precio? Tienes que trabajar primero en ti para que los resultados externos puedan llegar. Si no te preparas para escalar tu propia montaña, tal vez no logres llegar muy alto. Cambia, porque una vez que comiences a escalar, ya no serás el mismo.

Cada que escales un poco más, tu visión y tu vida ya no serán las mismas porque tu nivel de contexto y de conocimiento habrá crecido. Podrás mirar hacia abajo y observar todo, con una perspectiva diferente.

El primer paso

El desarrollo personal lleva su tiempo, ser mejores es una tarea que se debe hacer día con día. Los resultados en ocasiones llegan después, pero eso no significa que debes hacerlo por lapsos de tiempo. Tus cambios y tu crecimiento deben ser constantes. Nunca te detengas, aunque es válido hacerlo, es vital que siempre encuentres maneras de mejorar mental, física, emocional y espiritualmente.

Sé que los cambios son difíciles, porque para muchos lo difícil es cambiar. Las personas se acostumbran siempre a hacer lo mismo, tanto que llegan a sentirse cómodas y crean ese colchón que los mantiene esperando resultados diferentes con sus mismas acciones. Los cambios no provienen de las mismas prácticas, provienen de pensar y accionar de manera distinta.

Mirar más allá de lo que vemos es una manera de pensar diferente, de identificar nuevas oportunidades que solo aquellos con pensamiento similar a ti y con el mismo nivel de consciencia, pueden aprovechar. Salir de tu zona de conforto no solo te ayuda a conocer cosas nuevas o vivir situaciones muy gratificantes, incluso desastrosas, sino que te ayuda a salir de esa burbuja que te protege para despertar del sueño, que generalmente, siguen viviendo aquellas personas que aún no consiguen el éxito.

Así que ese es tu primer paso, sal de tu zona de confort haciendo cosas diferentes. Haz las cosas más sencillas como conocer nuevos lugares, cambia tu ruta de camino a la oficina o a tu casa y encuentra nuevas personas que quieran lo mismo que tú para aprender lo que ellos tienen por ofrecerte. Decidir que algo tiene que cambiar es la bomba que detona la decisión de ser más conscientes de las cosas que no nos ayudan a llegar a nuestros objetivos. Tu primer nivel de consciencia es este, detectar que algo en ti tiene que cambiar.

Tienes que cambiar sí o sí para ser una persona próspera. Debes tomar consciencia de lo que haces y de lo que no estás aplicando a tu vida, así como también debes hacer una retrospección de lo que te está haciendo crecer o lo que te está jalando hacia abajo. Los empresarios o emprendedores exitosos, deben su éxito al nivel de conciencia en el que se encuentran.

Trabaja en los cuatro niveles: físico, mental, emocional y espiritual

El proceso de escalar a un otro nivel de conciencia requiere de mucho esfuerzo, muchísimo. Sobre todo, requiere de mucho trabajo y me refiero al trabajo que tienes que hacer en los cuatro niveles: Mental, físico, emocional y espiritual.

Por si aún no conoces estos cuatros niveles o aspectos en los que debes de trabajar te los explico brevemente:

Mental

Tu mente es muy poderosa, existen pruebas de que la mente ha proyectado resultados positivos en el exterior con solo mantener un pensamiento determinado. Cada una de tus ideas, creencias y pensamientos son los que determinan tus resultados finales, es decir, los resultados exteriores. Cuida cada día todo aquello que pasa por tu mente y todo aquello con lo que la nutres.

¿Cómo puedes hacer esto? Lee, sé auto disciplinado, busca enfocarte en tus metas, ser productivo, practica la meditación para calmar mente, cuerpo y emociones. Evita que la vocecita interna te diga qué hacer y aprende a controlarla. Todo lo que tu mente puede crear internamente puede crearlo en el exterior (tanto si es positivo como negativo) así que si crees que puedes ser un gran hombre de negocios estás en lo correcto; por el contrario, si crees que no puedes, también estás en lo correcto.

Físico

Cuando menciono este factor no me refiero a la apariencia física, tampoco a la belleza de una persona. Al hablar del nivel físico, me refiero a la salud del cuerpo. ¿Qué tan saludable mantienes tu cuerpo? Con ejercicio, una buena alimentación, descansar adecuadamente, las maneras en las que te llenas de energía, etc.

Emprender requiere una alta energía: pasión por lo que haces. Gran parte del tiempo trabajas más que los demás, a veces no duermes lo suficiente y hasta trabajas los fines de semana. Para llevar a cabo con éxito tu emprendimiento es indudable que deberás cuidar tu cuerpo. Lo importante en este aspecto también es saber en dónde o en qué inviertes tus energías, ¿en cosas que te lleven hacia tus objetivos o en aquellas cosas que no merecen la inversión de energía? Y una consideración más, piensa de dónde proviene la energía con la que recargas tu cuerpo.

Emocional

Somos seres con sentimiento por naturaleza, eso nadie lo puede cambiar, son situaciones que no están en nuestro control. Y es que, las emociones a pesar de que son buenas porque nos ayudan a sobrevivir, también pueden causar un efecto negativo en tu vida y en los negocios. Un emprendedor es alguien que posee una inteligencia emocional.

Es la persona que tiene un control de sus emociones. De igual manera, un emprendedor es aquel que es capaz de gestionar cada una de sus emociones para que trabajen a favor de él. Cuando tengas este control, te conviertes en una persona asertiva en todos los aspectos de tu vida. Tú decides los efectos de tus emociones, positivas o negativas.

Espiritual

En este aspecto no se toman aspectos de religión. Esta es decisión de cada persona, sin embargo, también este proceso no solo tiene que ver con cuestiones religiosas, sino de conectarse con tu yo interno. Es decir, cuando hablo del espíritu o del aspecto espiritual me refiero a tu Ser, ese que está contigo y te acompaña desde el día que naciste.

Ese “tú” más grande que existe y que sobrepasa por mucho el cuerpo físico con el que cuentas. Prácticas como la meditación (una vez más), la gratitud hacia todo y en todo momento, son cosas que elevan tu espíritu emprendedor y te ayudan sacar ese ser tan poderoso que existe en ti incluso ante las circunstancias más adversas.

Luego entonces, una vez recapitulado el tema de los cuatro aspectos que debes cuidar y trabajar, es claro que alcanzar un nivel muy alto de conciencia con el que podamos convertirnos en seres iluminados e íntegros, no es un proceso sencillo ni gratuito. ¿Por qué no gratuito? Porque tienes que pagar el precio por cada uno de los cambios y déjame decirte que es muy caro. Estarás dispuesto a pagarlo solo si realmente deseas conseguir un alto nivel de conciencia.

¿Cómo influye esto en el éxito financiero de tu empresa?

Los éxitos empresariales y de tu empresa provienen de una parte interna. En el caso de tus éxitos empresariales proviene de un amplio contexto y un nivel muy alto de conciencia que la personas tiene. Es decir, que primero ha trabajado en sí mismo para poder generar resultados que se perciban en el exterior.

En cuanto al éxito de tu empresa, ocurre algo similar. Una empresa de éxito no espera a que situaciones externas para crecer o escalar, sino que han creado un sistema interno tan eficaz que permite que los engranajes funcionen y comience a lograrlo. He aquí la importancia sobre trabajar primero internamente.

Para crear esos sistemas internos eficaces se requiere de un líder, pero el líder debe estar preparado internamente para tener una visión amplia y poner enfoque en oportunidades de negocio que puedan surgir. Es decir que, si tú eres el líder o dueño de tu empresa, para que esta logre el éxito financiero u organizacional, primero tienes que trabajar en ti para luego observar cómo se plasman los resultados en tu exterior.

Un líder exitoso se encuentra en el escalón más alto del nivel de conciencia. Se ha convertido en una persona próspera, integra y tiene control sobre su cuerpo, mente, sobre sus emociones y de su espíritu. Ha conseguido lo que muchos quieren, es el ejemplo ideal que un gran número de personas quiere seguir. ¿Es difícil conseguir el nivel más alto? Por supuesto, pero es necesario subir cada vez más alto en la montaña para poder tener éxito.

Entre tantas características que definen a un líder, el de crear más líderes es la que más impacto tiene. Aquello líderes empresariales han tomado conciencia que están a un nivel más alto de conciencia en comparación a su equipo, sin embargo, estos trabajan para que más personas consigan lo que ellos han logrado. Menciono esto, porque el éxito de una empresa no solo depende de un líder dentro de la organización, sino de más personas que puedan dirigir a equipos de trabajo.

Una empresa requiere más de un líder que ayude a sistematizar y optimizar los procesos internos para que todo funcione correctamente. Finalmente, para que tu empresa escale a un nivel más alto y logre el éxito financiero requieres que tu equipo de trabajo suba de nivel. Requieres de personas que vayan en la misma sintonía o por los mismos objetivos, que sepan o que aprendan a controlar cada aspecto de su vida. De lo contrario, no habrá tal crecimiento esperado, así como tampoco el tan anhelado éxito financiero en tu empresa.

Conclusión

Recuerda que no puede haber resultados diferentes con las mismas acciones, para obtener algo nuevo debes cambiar cada aspecto de tu vida que te impida avanzar o mantener una vida próspera, así como el éxito de tu empresa. Es normal y es posible que en el proceso de cambio de tus niveles de conciencia regreses a tus hábitos a los que estás acostumbrado, pero siempre impúlsate hacia adelante y nunca retrocedas.

Los éxitos en tu vida y en tu empresa llegan cuando logras liderar estás dos áreas y cuando estás dispuesto a hacer determinados cambios que te ayuden a mejorar tu salud física, mental, el control de tus emociones y crecer tu espíritu. La solución está dentro de ti. Es tu decisión cambiar tus pensamientos, tus acciones y subir a lo más alto de la montaña. Cuando logres liderarte y controlarte a ti, podrás crear resultados financieros en tu empresa.

Te pregunto ¿estás dispuesto a pagar el precio para alcanzar el éxito financiero de tu negocio y de tu vida? ¿cuánto estás dispuesto a pagar?

 

 

Artículos que pueden interesarte:

La importancia del arrepentimiento inteligente en tu vida y en los negocios.

¿Cómo funciona la espiritualidad en los negocios?

Previous post

El proceso de gratitud para hacer crecer tu negocio.

Next post

Cómo emprender un negocio exitoso sin dinero.

The Author

Alfredo Culebro

Alfredo Culebro

Leave a Reply