Ventas y Liderazgo

CÓMO LA ENERGÍA ALTA TE AYUDA A CERRAR MÁS VENTAS.

Vender es vital para cualquier negocio y esto lo sabe todo empresario y emprendedor. A lo largo del tiempo en el que he estado con nuevos emprendedores, ayudándoles a mejorar los aspectos de sus vidas, he tenido la oportunidad de ver a personas que están consumidas por el tiempo, las situaciones y los resultados que están tratando de conseguir. Por eso el día de hoy quiero hablarte de algo muy importante para ti como emprendedor. Se trata de tus niveles de energía que transmites a diario y cómo estos pueden repercutir al momento de cerrar más ventas.

Sé que el camino del emprendimiento o de conseguir lo que realmente quieres cuesta mucho. La verdad este es el precio que debemos de pagar. En ocasiones no hay tiempo de estar con aquellos que quieres, no tienes tiempo para salir con amigos o para tener algo de vida social. Pero esto no se hace porque viene en un contrato, así como tampoco es algo que tienes que hacer cuando decides emprender algo, sino que es decisión de cada persona sacrificarse.

El privarse de deseos o de salidas es decisión propia, cada uno pone empeño y la energía que crea necesaria para lograr sus objetivos. Algunos dan más que otros, sin embargo déjame decirte que no está mal, al fin y al cabo están invirtiendo tiempo para lograr su meta y la única diferencia será el tiempo en el que logren alcanzarla. Lo que quiero que te lleves en este nuevo artículo es, como dije al principio, que entiendas que la energía que mantienes contigo para seguir trabajando en tus sueños afecta tus resultados directamente, y entre ellos se encuentran los resultados de tus cierres de ventas.

Tu nivel de energía es igual al de tus resultados.

¿Cuántas veces te has levantado cansado? ¿Sin ganas de hacer mucho? Imagino que diversas veces, pero es porque el cuerpo biológicamente también necesita descansar para recuperar las energías que ha tenido que gastar en cada actividad que ha hecho. Sin embargo, es importante que siempre busques reponer aquellas energías que has consumido.

Es importante porque requerimos de ella siempre. Para cualquier cosa. Para respirar, comer, caminar, correr, hablar, entre otras actividades. Cuando no tenemos la suficiente energía dentro de nosotros, las actividades que hacemos son menos efectivas a diferencia de  cuando nuestra energía está muy alta. Y esto es comprobable, incluso puedes notarlo en los niños que son el ejemplo perfecto. Los pequeños por lo general tienen un nivel de energía muy alto, es por eso que van de un lado para otro, corriendo, gritando, cantando con una felicidad muy grande.

Pero cuando cuentan con un nivel muy bajo de energía  también se les nota. Están quietos, acostados o no quieren hacer mucho y así como puedes ver los resultados en ellos de tener una baja energía, así puede percibirse en ti. También puedes identificarlo en otras personas, en esa gente que anda por la calle con una energía negativa o muy apagada.

La verdad es que esto no es un secreto, todos sabemos que cuando no estamos al cien por ciento en nuestro día, las tareas que hacemos no son realizadas con total efectividad y eso repercute demasiado. En una empresa, los niveles bajos de energía son sinónimo de pérdidas monetarias. Ninguna empresa quiere contratar a personal que le haga perder dinero, nadie quiere a personas negativas o apagadas que trabajen con ineficacia.

Uno de los propósitos de las entrevistas de trabajo es la de identificar la energía de los prospectos. Aquí es donde los reclutadores perciben el nivel de compromiso de las personas, de energía, su forma de percibir las cosas, los objetivos que persiguen y si estos están alineados a los valores de la empresa. El problema es que en ocasiones las personas no perciben que siempre tienen una energía baja y al final este comportamiento se convierte en parte de su personalidad.

La energía alta siempre gana.

Es claro que la energía se siente, cuando estás en un grupo de personas puedes percibir a aquellas que están activas y aquellas que no lo están tanto. Puedes percibir la energía del momento o la incomodidad de éste, pero cuando te digo que siempre mantengas una energía muy alta, no me refiero a que siempre estés gritando o que estés demasiado activo todo el día.

Me refiero a que el tener una energía alta es usar toda esa fuerza que está dentro de ti y canalizarla para tomar acción. Moverse en lo que es necesario, lo que te lleve más cerca de tus objetivos. Las personas que no cuentan con la libertad financiera es porque tal vez mantienen una energía muy baja, no toman acción y esperan que algo por suerte les llegue a sus manos. El mundo no se mueve de esta manera, las oportunidades, la mayor parte de las veces, son tomadas por personas que están activas.

¿Pero cómo puede afectar la energía en tus ventas? Sencillo, tu energía repercute en cada aspecto de tu vida. Sin la energía suficiente no eres capaz de resolver los problemas que se presenten, así como tampoco puedes servir correctamente a tus clientes. Cuando despiertas con positivismo y el compromiso en tu día, las actividades que planees serán resueltas con efectividad. Se notará que emanas una energía muy alta y eso también lo transmitirás a las personas que están a tu alrededor.

Cuando tu energía es muy baja ¿qué es lo que ocurre en tu proceso y cierre de ventas? Se empobrece. Tus estrategias, comunicación y tu capacidad de cerrar más ventas se pueden ver afectadas si se tiene la energía por los suelos. Pierdes el enfoque y no estás atento a los problemas o las oportunidades que el cliente puede darte para finalmente venderle tu producto o servicio.

Si pierdes la energía del día es claro que las oportunidades pasarán frente a tus ojos y no podrás alcanzarlas con los reflejos tan lentos que tienes. Un emprendedor, empresario o vendedor debe estar siempre alerta, en movimiento y activo la mayor parte del tiempo. Necesitas adjuntar toda tu energía, expulsarla y usarla con el máximo potencial para hacer que cada día se vuelva productivo.

En un grupo de personas o en una venta, la única o las únicas que van a llevar el control de las conversaciones y los que tal vez saquen buenas oportunidades de negocios o relaciones, son los que tienen una energía muy alta. Las empresas solicitan a personas con compromiso y con motivación, ¿sabes por qué? Porque son estas las personas que están en constante movimiento.

Dime ¿le comprarías a una persona que está apagada, triste, con poca motivación o cansada? Probablemente no. Esta persona hará el mínimo esfuerzo posible para venderte y tal vez no es que no sea bueno, simplemente ha perdido sus energías. Por eso, quiero recalcarte de nuevo que: LA ENERGÍA ALTA SIEMPRE GANA. Así de sencillo, si tienes suficiente energía, entonces existen más probabilidades de trabajar eficazmente.

¿Cómo llenarte de energía?

Muchas personas hacen esta pregunta siempre ¿cómo me lleno de energía? La mayoría de ellas saben que la alimentación y el descanso son algunas de las prácticas básicas con las que puedes recuperarte o volver a estar activo. Sin embargo, no son las únicas y existen unas cuantas más para revitalizar la energía. A continuación, quiero explicarte tres formas o fuentes de donde puedes conseguir más energía:

1. Personas positivas, comprometidas o similares a ti

Estoy seguro que has escuchado el término de las personas tóxicas, los principales ladrones de energía que pueden existir a tu alrededor. Estas personas no hacen más que quitarte la energía suficiente para alimentar su propio ego y cuerpo. Son aquellas que por lo general están esperando que algo llegue a sus vidas, en vez de trabajar para conseguirlo. También son aquellas que se quejan de todo y por todo. Se quejan del gobierno, de las personas, de la leyes o hasta del clima.

Reunirte con ellos es llevar una carga pesada, el estrés por lo general es el que controla sus relaciones. Cuidado con ese tipo de personas ya que cada que puedan, querrán absorber tu energía, así que debes aprender a identificar quiénes te están robando energía. ¿En dónde las puedes encontrar? A tu alrededor. Las personas que te roban la energía pueden encontrase en tus amistades, en tu relación, entre los compañeros de trabajo e incluso en tu familia.

Tus padres, tu pareja y tus amigos pueden estar consumiéndote toda la energía a diario. Estas personas importantes en tu vida, también pueden consumirte la energía alta. No te digo que rompas relación con tus padres, pero sí puedes dejar de frecuentarlos demasiado. Desde el punto de vista de las ventas, procura lidiar poco o impide que un cliente malhumorado te baje las energías, encontrarás cientos de ellos, pero eres el que tiene e el control del efecto que tiene en tu persona.  

2. Encuentra un objetivo

La magnitud de energía que puede proporcionarte tener un objetivo en mente es muy grande. Aquellas personas que han tenido éxito financiero o en sus vidas es porque se fijaron un objetivo y no se detuvieron hasta lograrlo. Trabajar por un objetivo es mucho más sencillo y placentero cuando en verdad se quiere lograr. Por lo general, no hay nada que pare a una persona cuando se fija estrictamente una meta.

Entonces, mantener tu enfoque en un objetivo puede hacerte despertar dispuesto y comprometido a hacer todo lo posible para dar un paso más cerca de él. Te sientes motivado y contento de que, de nuevo, tienes tiempo de ir por aquello que quieres. Haz lo mismo con tus ventas, fíjate un objetivo claro y medible y ver por él. Si disfrutas de las ventas que estás haciendo es más probable que tus clientes terminen comprando.

3. Sirve a tus clientes y a las personas

En mis talleres siempre comunico la importancia de servir a las personas. Pero ¿en qué te beneficia servir a los demás para elevar la energía en tus ventas? Ser servicial te hace más feliz debido a que atiendes a tus clientes de la mejor manera. Los haces sentir importantes, y no digo que no los son, pero me refiero a que ellos notan las intenciones que tienes de servirles. Al ser servicial te pones a disposición de las necesidades de tu cliente.

Cuando te pones a su servicio, tu energía también se eleva porque estás trascendiendo a ofrecerle algo más a tus clientes que un simple producto o servicio. La sensación de pensar que estás ayudando a más personas a satisfacer sus necesidades e incluso ayudarles a vender es muy alentadora. Es tan satisfactoria que por efecto te llena de felicidad y todos sabemos que las personas alegres se mantienen positivas la mayor parte del tiempo.

Así que, sirve a tus clientes en tus ventas. No hagas una llamada o una visita solo para venderles, mejor mantén en tu mente que estás generando algo más que una transacción.  

Estás ofreciendo un producto o servicio que los ayudará a impulsar su ventas o a ser  mejores y energízate con lo que estás logrando con ellos.

Conclusión

Tu energía y tu compromiso diario son factores que determinan tus resultados futuros. Lo que hagas a diario y cómo lo hagas también define el lugar en donde te encontrarás el día de mañana. Si hoy amaneciste con una energía baja encuentra la manera de subirla. No puedes quedarte esperando, el tiempo es un recurso que no se recupera, así que tienes que usarlo con inteligencia.

Rodéate de personas positivas, descansa, come adecuadamente o encuentra un objetivo que impulse tu compromiso y tus ganas. También recuerda que debes tener mucho cuidado con aquellos ladrones de energía, solo quieren mantenerte en su miseria y su sufrimiento. Eres el único que decide siempre de qué lado quieres estar, del lado de las víctimas o de los que toman acción.

Ahora te pregunto ¿Cuál es tu nivel de energía el día de hoy? ¿Cómo te llenas de energía cada día?

 

Artículos relacionados:

La clave para ser un buen vendedor.

Apalancamiento financiero: Estrategia de Robert Kiyosaki.

5 razones por las que tu liderazgo influye en los números de tu empresa.

Previous post

5 razones por las que tu liderazgo influye en los números de tu empresa.

Next post

6 valores que deberías implementar para crear un negocio exitoso.

The Author

Alfredo Culebro

Alfredo Culebro

Leave a Reply