Ventas y Liderazgo

5 razones por las que tu liderazgo influye en los números de tu empresa.

Diversos artículos en internet te enseñan estrategias, técnicas o los tipos de líderes que existen en el mundo. Todos mencionan o hablan de tener líderes, de crear líderes en una organización o en la sociedad y no digo que está mal, al contrario, estoy a favor de esas ideas de crear más líderes porque pienso que son los que mueven e impulsan a más personas a crear sus sueños y lograr sus objetivos.

Sin embargo, a pesar de que se comunique siempre que se debe ser un buen líder, en ocasiones no se le da importancia al impacto de estas personas. Tener el liderazgo de tu empresa afecta tanto positiva como negativamente de diversas formas. Ser el capitán del barco no es tener privilegios, es tener la responsabilidad de crear buenos resultados y hacer que más personas también dirijan el barco cuando no estés a bordo.

Debido a que no muchas personas conocen el impacto que un líder puede tener, he decidido escribir este nuevo artículo para ti. Pero no quiero hablarte sobre cómo tener el liderazgo de tu empresa, tampoco sobre cómo convertirte en uno. Lo que quiero es dejarte escrito los efectos que puede tener el capitán dirigiendo a su tripulación, no solo como equipo sino también en términos monetarios. Porque los números en tu empresa son muy importantes.

Las empresas o los negocios tienen sus altibajos, todos tienen su momento de crisis, pero no todos pueden salir de este tipo de situaciones. Solo aquellos que tienen la capacidad de tomar decisiones racionales, que tienen un contexto más amplio y saben dirigir a un equipo para enfocar sus esfuerzos en una salida, son los que logran sobrevivir.

Y es que ser líder no es tan sencillo como suena, no es solo agrupar a un número de personas para que te sigan, es tomar la responsabilidad de dirigir a este número y lograr que trabajando en equipo, se logren metas y objetivos que beneficien a tu empresa. El problema radica en cómo lograr que las personas de afuera quieran seguirte. Y eso, se consigue con la experiencia y trabajando en uno mismo.

El liderazgo de tu empresa influye en los números.

Como mencioné al inicio, que mejor manera de demostrar que el liderazgo no solo interviene en los resultados de tu equipo, sino que también lo hacen en los números de tu empresa. ¿Cómo es posible Alfredo? Es posible porque cada factor que sea parte de ella puede generar un cambio interno.

Estos cambios pueden tener impactos positivos o negativos para tu empresa, como líder también eres responsable de los resultados de tu equipo, por lo tanto, eres responsable también del impacto de tu liderazgo. A continuación, quiero mencionarte cinco razones por las cuales tu liderazgo es un factor importante y de impacto en los números financieros que tu empresa refleja.

1. Tienes responsabilidades

Una de las principales razones por las que afecta es debido a que como capitán al mando de la tripulación, tienes una responsabilidad muy grande con tu equipo. De ti depende que tu fuerza de trabajo logre las metas y los objetivos de cada departamento de la empresa. ¿Sabes por qué algunos jefes o gerentes por lo general reportan finanzas muy bajas? Porque no entienden que cargan con una gran responsabilidad.

Los gerentes o los jefes se enfocan más en otros factores que creen importantes y se olvidan de su equipo. Se olvidan que tienen a su cargo a un grupo de personas y que sin ellas no logran ningún objetivo o meta. Las grandes utilidades e ingresos elevados en una empresa se consiguen con un líder que siempre está dirigiendo, se logra cuando el representante del equipo trabaja a la par con la finalidad de conseguir esos objetivos.

2. Eres el que toma las decisiones finales

Siempre el representante o el líder del equipo es el que decreta la decisión final. Una vez tomado las opiniones del equipo, se trabaja para conseguir una decisión final que debe llevarlos un paso más cerca de su gran objetivo. Esta razón por la cual el liderazgo de tu empresa repercute en los números, tiene relación con el primero ya que la toma de decisiones requiere de una responsabilidad mayor.

Las decisiones que tomes como líder causan impacto en todas las áreas de tu empresa y  en ocasiones pueden traducirse en pérdidas financieras. Con tus decisiones finales tal vez pierdas a un cliente o a un integrante de tu equipo, ambas finalmente cuestan dinero. Es por eso que siendo uno de los pilares del de tu empresa, tomes decisiones racionales y estratégicas que permitan catapultar los números de tu empresa, así como también lo hagan con tus empleados.

3. Si no creces, tu equipo tampoco lo hará

Eres el ejemplo, el modelo a seguir de la empresa y es mejor que comuniques el mejor ejemplo a tus empleados. Es un hecho que nadie quiere seguir a los perdedores, al mirar que no han conseguido nada, es obvio que las personas no querrán seguir sus pasos. ¿Qué tiene por enseñar? Nada, solo excusas o cómo ser una víctima más del mundo.

Un equipo llega hasta donde el líder logra llegar. El equipo se ve influenciado por los niveles de estándares, de compromiso y de entrega que el líder alcanza. Cuando el equipo deja de crecer es porque su líder lo ha dejado de hacer. Comienza su estancamiento y eso también se  refleja en los números de tu empresa. La energía baja, la entrega y el compromiso también lo hacen.

Tu falta de movimiento hacia los nuevos conocimientos impide enseñarle a tu equipo herramientas nuevas que puedan implementar en sus actividades y tareas diarias. Eres el maestro de la empresa. Si tú como maestro no tienes los conocimientos ni la iniciativa de querer avanzar, probablemente nadie más del equipo decida hacer algo al respecto. Si un integrante logra superarse, posiblemente que emprenda vuelo y ya no quiera ser parte del mismo equipo.

4. Tus características influyen en el desempeño

Una persona tiene determinadas características que influyen en sus relaciones personales y profesionales. De esta manera le afecta de manera positiva o negativa. No te pido que cambies, solo que cuides la manera en la que te comunicas y en la que convives con tu equipo de trabajo. El liderazgo de tu empresa influye demasiado en el desempeño de cada uno de los colaboradores y es por eso que es importante que cada líder se desarrolle personalmente.

Aspectos como la buena comunicación, escuchar y el servir a los demás, son factores clave dentro de un clima organizacional ya que permiten impulsar o lograr que el desempeño de los empleados baje  o aumente significativamente. Una persona que es líder por lo general ha trabajado en sí misma para poder ayudar a más personas a cambiar y mejorar con los conocimientos y experiencias que posee.

El verdadero líder sabe comunicarse directamente con las personas y con su equipo, pero lo hace de una manera respetuosa. Busca que su comunicación sea clara y sencilla, para que su equipo logre comprenderlas a la brevedad posible. ¿Por qué trabaja de esta manera? Porque para que un sistema trabaje todas sus piezas deben trabajar a la par y eso solo se consigue logrando que los mensajes que se comuniquen sean precisos y claros, sin caer en ambigüedades.

De igual manera, saben escuchar las quejas y las sugerencias. Eso es lo que los diferencia de aquellos que se hacen pasar por líderes. Los verdaderos líderes no cierran su mente a la retroalimentación que su equipo puede ofrecerle. No menosprecian las grandes ideas que personas externas puedan tener porque saben que la perspectiva de los demás pueden ayudarlo a mirar aquello que no ha percibido con sus propios ojos.

Escuchar las opiniones es como tener un par de ojos más. Es mirar el problema, la situación o los hechos desde un ángulo diferente. No solo es sinónimo de demostrar que respetas y valoras las opiniones de tu equipo, sino también es una herramienta poderosa que puede beneficiar y generar cambios internos de la organización. Generalmente escuchar es el problema de muchas empresas. Los gerentes o los encargados de las áreas no saben escuchar, no han aprendido a escuchar con detalle lo que las demás personas quieren decir.

Es por eso que muchas de ellas terminan contratando entrenamiento para la integración del equipo, de prácticas para unir a sus empleados, entre otros tipos de servicios que les ayuden a estructurar de nuevo a su fuerza laboral. Para ser líder primero tienes que ser buen oyente, después alguien más te escuchará.

Te pregunto: ¿Quieres ser líder? ¿Qué tanto estás trabajando en ti mismo? Porque todos quieren serlo, pero muchos siguen el proceso de manera incorrecta.

5. Tienes el control de tu equipo

Cuando hablo de control no me refiero a manejar como títeres a todas las personas, sino de actuar como moderador en la integración de cada uno de ellos. Es normal que hayan desacuerdos y situaciones de tensión en determinados momentos, pero es tu tarea moderar este tipo de situaciones. Es tu responsabilidad llegar a acuerdos con ellos y mejorar el proceso de la toma de decisiones.

Un equipo que mantiene una buena integración, buena relación y además tiene a una persona neutra que funge como mediador, tiende a permanecer de la misma manera por mucho tiempo. Los engranajes comienzan incluso a moverse por sí solos cuando el ambiente interno de la empresa es cómodo o agradable para todos. Todos ofrecen compromiso, pasión, su energía y el tiempo para lograr objetivos, de igual manera, todo esto influye para mantener un flujo de efectivo constante y escalar las finanzas organizacionales.

Conclusión.

El impacto como líder es muy grande, requiere no solo de tomar decisiones, sino que también requiere de trabajar en uno mismo para poder crear más líderes dentro de tu empresa. Tu equipo es muy importante, una empresa solo es una representación de la gente que la integra. Las personas son las que ponen su conocimiento, sus ideas y su tiempo para servir a tus clientes, así que valora cada acto que realicen.

Aunque todos quieran ser buenos líderes empresariales, pocos se centran en los impactos negativos y positivos que tiene sobre las personas de su alrededor y en las situaciones que se presentan en la empresa. En ocasiones, es complicado serlo, pero vale la pena el esfuerzo y el compromiso que se entrega. Recuerda siempre que tienes una responsabilidad muy grande. Cada acto y cada decisión puede impactar en los estados financieros de tu empresa.

 

Artículos relacionados:

Robert Kiyosaky, la herramienta financiera para tener éxito: El Triángulo DI.

Antes de vender, véndete a ti mismo.

Previous post

Cómo emprender un negocio exitoso sin dinero.

Next post

CÓMO LA ENERGÍA ALTA TE AYUDA A CERRAR MÁS VENTAS.

The Author

Alfredo Culebro

Alfredo Culebro

Leave a Reply